Rumania

Diario de viaje Romania Express - 2

Parte 2. Bucarest

Petr Klauda
Ella escribió 19 artículos y lo mira 2 viajeros
(1 evaluación)
Diario de viaje Romania Express - 2
Insertado: 23.09.2018
Autor: Petr Klauda © gigaplaces.com

La capital de Rumania, donde la historia antigua se mezcla con la historia asociada con el dictador Nikola Ceausescu

Bucarest

Un viaje de un día desde Brasov

El martes por la mañana hace mucho mejor tiempo, así que elijo de nuevo mis miembros inferiores para subir al tren. El tren de pasajeros a Bucarest sale a las 6 en punto y después de menos de 4 horas de conducción debería llevarme a la estación „Nord“, es decir, la estación principal de la capital rumana. Compro un boleto en el mostrador por 24 RON. Aquí hay solo una nota sobre los precios de los trenes, si sabe exactamente cuándo irá, la mejor manera de comprar boletos con un mes de anticipación en Internet, la tarifa es aproximadamente un 25% más barata que en la taquilla y cuanto más cerca esté la salida fecha, más aumenta la tarifa. Los trenes IR (similares a nuestros trenes expresos) son aproximadamente un 100% más caros que los trenes de pasajeros ®. De lo contrario, se emiten boletos para un número de tren específico para trenes de pasajeros, por lo que si no está seguro de la salida, no compre nada por adelantado, el precio de los trenes IR también incluye un asiento. El tren consta de una locomotora eléctrica y vagones de 3 pisos al igual que en el Pacífico Posázavský, solo que en una combinación azul-amarillo. Después del comienzo, recuerdo los tiempos, como hace 25 años, cuando los trenes expresos a Moravia y Eslovaquia se alejaron un paso de la estación principal de trenes de Praga, es decir, el golpe masivo de ruedas sobre las conexiones ferroviarias. Solo después de una salida completa de la estación el tren acelera un poco, pero aún así caracterizaría su viaje como „muy prudente“. Pero no importa, no estoy huyendo, al menos puedo disfrutar de la naturaleza. Subimos las montañas y la silla de montar Predeal y luego nos esperan las estaciones de Busteni y Sinaia. Todavía recuerdo el nombre y apellido del catálogo de invierno de ČEDOK antes del año 89, donde se ofrecían como destinos rumanos de invierno con el resort Poiana Brasov. Luego, el tren simplemente desciende a la ciudad de Ploiesti y desde allí en avión aquí un poco más rápido hasta la capital rumana. La primera preocupación después de la subida fue conseguir un billete de transporte público para todo el día. Tenga cuidado aquí, otra empresa opera el metro y otros tranvías y otros transportes públicos. Junto a la estación encuentro una máquina expendedora de billetes, donde compro un billete de todo el día por 9,6 RON (incluida una tarjeta por 1,6 RON) y luego me muevo bajo tierra, donde compro un billete de metro para todo el día por 8 RON en la máquina. (con las máquinas expendedoras puedes chatear fácilmente en inglés). Y entro a la estación de metro. El metro local comenzó a funcionar en 1979, lo cual es un poco sorprendente, a diferencia de otras ciudades del antiguo bloque, los automóviles rusos nunca se condujeron aquí (como en Praga, Varsovia, Budapest, Sofía), pero los automóviles locales se fabricaron bajo licencia en Rumania en el carro 23. Octubre y se parecía bastante a los coches occidentales. La red de metro tiene 4 líneas, se están preparando otras 2, interesante es la línea 1, que parte de la estación Dristor2, rodea el centro de la ciudad, y por la estación Dristor 1 (donde hay un transbordo a la misma) sale a las afueras. Después de validar el billete en el torniquete, me meto en la clandestinidad y me subo al tren en dirección a Dristor 2. En la final, cambio a la estación Dristor 1 y espero el tren, que llega a la final unos metros más arriba. me. Pero actúo en la plaza Piata Unirii, que está a un corto paseo del centro histórico de la ciudad. Aquí cruzo una calle muy transitada y entro en las estrechas calles del centro de la ciudad. Primero me cruzo con el sitio arqueológico de Curtea Veche, donde se encuentran los restos de la residencia de Vlad III Drácula, quien desde allí gestionó la defensa contra los turcos. Justo al lado está la iglesia de St. Antonína fue construida en 1559 y es el edificio conservado más antiguo de Bucarest. Continúo por Strada Selari y Strada Lipcani. Se puede ver que todavía se necesitará mucho trabajo para reparar todas las casas locales, algunas se ven decentes, pero otras están a punto de desmoronarse. Frente al casco antiguo, frente al bulevar Ion Constantine Bratina, se encuentra la Iglesia de San Jorge, la nueva, fundada por el Príncipe Constantine Bracoveanu. En el patio de la iglesia se encuentra la primera librería rumana. Unas decenas de metros más adelante en el bulevar hay otro edificio de gran importancia arquitectónica: el Hospital de Coltea. El primer lugar donde se trató a los pacientes aquí fue desde 1704, el edificio que se puede ver data de 1887. Al lado está la Iglesia de Coltea, que es incluso más antigua que los edificios originales del hospital. Volviendo al casco antiguo, aquí en el recodo de la Strada Blanári me encuentro con la Iglesia de San Nicolás, que fue destruida varias veces por un terremoto y un incendio, y la forma actual se remonta a 1867, pero fue mencionada 2 siglos antes. Al otro lado de la calle hay una multitud de personas con pasaportes ucranianos, esperando que se procesen los permisos de trabajo. A pesar de que Rumania es uno de los países más pobres de la Unión Europea, vale la pena trabajar aquí para los ciudadanos de las repúblicas postsoviéticas. Luego tomo una grabación de fotos en la Biblioteca Nacional y la sede y el museo del Banco Nacional, y luego me espera una verdadera joya: el Monasterio de Stavropol. Fue construido en el llamado estilo Brancoveano en 1724 en el patio de la posada. Hasta el día de hoy, solo queda la iglesia del monasterio, parte fue destruida por un terremoto, parte bajo el comunismo. Hoy alberga la mayor colección de libros de música bizantina. Vuelvo al bulevar, esta vez al otro lado del centro histórico de Bucarest. Frente a mí, me sorprende el palacio CEC de 1900, hoy sede del banco, y un poco más al norte me encuentro con otra iglesia de Zlatari, que data del siglo XVII y también fue destruida varias veces por un terremoto. Y gradualmente llego a la atracción más grande (para mí), a saber, el antiguo Palacio Ceausescu, hoy sede del Parlamento rumano. Se encuentra a una cuadra del casco antiguo, en Svobody Boulevard. Desde la colina sobre el concurrido bulevar, el segundo edificio más grande del mundo, con varios museos, se ve majestuoso. También puedes comprar un boleto solo para subir las terrazas sobre el bulevar, pero dado que las fuentes que dividen el bulevar Unirii en dos mitades estaban en reconstrucción y la vista no sería muy bonita, lo lamenté. Frente a este edificio también están los edificios de los ministerios, y yo estaba tejiendo entre las cámaras de televisión y los periodistas. ¿Una visita poco común a Bucarest? Pero en general, solo la presentación de nuevos coches de limpieza para la ciudad. Estoy pasando por alto el Parlamento por la derecha. Solo la valla mide más de un kilómetro en esta dirección. Pero, ¿qué representa el Parlamento? Será la Catedral Ortodoxa de la Salvación del Pueblo. ¿Y su tamaño? Se me ocurre que si no tuvieran el edificio más grande del mundo en Rumania, al menos tendrían la catedral más grande. Al final de la cerca, todavía encuentro una pequeña iglesia, una capilla, que fue construida en 2011 y en realidad es un reemplazo hasta que se complete toda la catedral. Doy la vuelta a todo el parlamento y retrocedo por su lado izquierdo, desde donde también hay el único acceso al edificio. Otras entradas y entradas están vigiladas. A través del Parque Izvor, desde donde todavía hay una vista decente del majestuoso edificio del parlamento, tomo el metro y conduzco hasta la Plaza de la Victoria (Piata Victoriei), mi plan es llegar al museo del pueblo, que se encuentra en la parte norte de la ciudad. ciudad cercana al rio Colentina. Pero todo es diferente. No hay mapas ni horarios en las estaciones de tranvía, por lo que el hecho de que el tranvía funcione solo se puede leer en el número pintado en la columna de la parada. Después de abordar la línea hacia el lado opuesto y seguir perdiendo más tiempo buscando, finalmente manejé de la misma manera que quería, así que desde el depósito de Bucarest Noi decidí regresar a la estación y comprar un boleto para el camino de regreso. Esta vez me subo a un trolebús, que parece dos generaciones más joven que un tranvía. El sistema de información y dejar de informar también funcionan aquí. Como todavía tengo tiempo, actúo en la Catedral Ortodoxa de San Jorge, que fue construida entre 1926 y 1931. Tuve una buena idea de venir antes a la estación, porque paradójicamente tuve un problema con el inglés a la hora de comprar un boleto. Al final, una joven tuvo que acudir en mi ayuda. Honestamente, durante el tiempo que el cajero estaba haciendo el check-in por mí, ya entendía su sistema y fácilmente imprimía mi boleto yo mismo, es decir, si el vidrio del mostrador no me impedía hacerlo. Después de un almuerzo rápido en la comida rápida, volviendo a la Plaza de la Victoria una vez más, hay una serie de impresionantes edificios y museos, como el Museo Nacional Campesino, el Museo Nacional de la Naturaleza y el Museo Nacional Geológico. El tráfico es en parte en la superficie y en parte subterráneo, pero todavía hay mucho tráfico, más grande que en Praga, los bulevares son a menudo de tres carriles en ambas direcciones. Me siento en mi lugar y el tren interregional me lleva de regreso a Brasov. Coche limpio con aire acondicionado, baño químico, sistema de información … bien en el nivel. Y resumo las experiencias de la capital rumana. Para decirte la verdad, no estaba muy emocionado. Tal vez le gustaría afinar un poco, reparar las casas antiguas en el centro histórico, veré lo que me espera mañana como número uno en el TOP 10: Sighishoara. Pero solo en la siguiente parte.

Iglesia de San Antonio

El edificio de la iglesia más antiguo mantenido en Bucarest

Iglesia de San Antonio
Autor: Petr Klauda © gigaplaces.com

Hospital de Coltea

Este es un edificio de 1887, pero su predecesor estuvo aquí 200 años antes.

Hospital de Coltea
Autor: Petr Klauda © gigaplaces.com

Iglesia de la Salvación del Pueblo

La iglesia, que se encuentra en la parte trasera de la parcela en la que se encuentra el parlamento, fue construida en 2011 y es un edificio tan temporal hasta la finalización de la catedral del mismo nombre de dimensiones mucho mayores.

Iglesia de la Salvación del Pueblo
Autor: Petr Klauda © gigaplaces.com

Iglesia de Stavropol

Sólo la iglesia permaneció en el sitio del monasterio desde 1724. Parte fue destruida por un terremoto, parte por los comunistas.

Iglesia de Stavropol
Autor: Petr Klauda © gigaplaces.com

Catedral de San Jorge.

La Catedral de San Jorge de 1931 se encuentra cerca de la estación Bucarest Nord.

Catedral de San Jorge.
Autor: Petr Klauda © gigaplaces.com

Metro de bucarest

El metro de Bucarest funciona desde 1979 y, a diferencia de otros países hermanos de la Unión Soviética, aquí nunca se han conducido coches soviéticos.

Metro de bucarest
Autor: Petr Klauda © gigaplaces.com
¡Aplauda al autor del artículo!
Compártelo:

Ellos estaban aqui (1)

Ellos quieren allí (0)

¡Sé el primero en querer ir allí!

¿Tú estabas ahí? Done buenos consejos a los viajeros que quieran ir a esta zona o agregue lugares a su lista de visitas.

¿Quieres ir ahí? No hay nada más fácil que ponerse de acuerdo con los demás y emprender un viaje o recibir consejos sobre los destinos que desea ver.

Ocupaciones

Información práctica

Gracias!

¿Has estado allí? Escribe una reseña sobre este lugar

Calificado ya 1 viajero

¿Has estado allí? Escribe una reseña sobre este lugar

Debes iniciar sesión para publicar una reseña o